Blogia
¿Y POR QUÉ NO?

INTEGRACIÓN CONTRACTUAL

INTEGRACIÓN CONTRACTUAL

Pensaba no hacerlo, pero ya sabéis que entre todos esos defectillos que tengo por ahí, hay uno que no puedo controlar, y es que siempre entro al trapo.  No creáis, intento resistirme pero me cuesta; y, en ocasiones, hasta me da rabia, sobre todo cuando es Mariano Rajoy quien me hace caer en la tentación.

  

Parece ser que si ganan los populares habrá una nueva modalidad contractual en nuestro país, pero dedicada solamente para los extranjeros. Yo me atrevería a puntualizar más, para los ciudadanos no comunitarios y a ser posible procedentes de países donde no existe el sobrepeso y donde los ciudadanos no hacen turismo.

   

España se ha convertido en los últimos años en un país atractivo para aquellas personas que abandonan su tierra en busca de un futuro con más posibilidades. Este fenómeno migratorio es una constante en Europa desde hace décadas pero en nuestro país todavía muestra su juventud. Por eso algunos responsables políticos osan tratar este tema desde la más absoluta inmadurez e inexperiencia.

Pero esa “juventud” en la inmigración puede unirse a nuestra “madurez” en la emigración. Los españoles, como bien sabemos en carne propia los asturianos, sufrimos el éxodo provocado por la pobreza, la miseria y  las represiones políticas. El admirable esfuerzo que asturianos y asturianas tuvieron que hacer, y aún hacen, para integrarse en los países que los acogieron tiene que servirnos para reflexionar sobre cómo ha de ser nuestro comportamiento con aquellos que vienen a trabajar a nuestra tierra.

Sobran los planteamientos negativos que sitúan la inmigración únicamente como problema porque fomentan el rechazo de los que vienen y siembran actitudes xenófobas.  La tolerancia y el aprendizaje mutuo entre los que vienen y  los que aquí  estamos, tienen que ser las pautas para lograr una convivencia enriquecedora para unos y otros.   

Las políticas migratorias giran en torno a la integración, pero también a lucha contra la inmigración ilegal y sus consecuencias: marginación y explotación. El trabajo es difícil y duro porque afecta directamente a las personas que vienen a nuestro país en busca de una vida mejor. Muchas veces son víctimas de las redes de tráfico de inmigración ilegal que se aprovechan de la situación desesperada que sufren estos hombres y mujeres para lucrarse de una manera cruel e injusta.

La ley es el único contrato que en un Estado de Derecho sirve, y es la que la mayoría de ciudadanos extranjeros cumplen todos los días en nuestro país. La cumplen cuando cotizan, cuando pagan sus impuestos, cuando crean riqueza y cuando hacen gasto. Y la cumplen, como no, cuando ejercen sus derechos, cuando escolarizan a sus hijos y cuando van al médico o cuando practican su cultura.

 En esta legislatura se llevó a cabo el proceso normalización de más de 700.000 personas que trabajaban sin derechos en nuestro país. 60.000 euros recibía el Gobierno del Principado del Estado para políticas de integración de inmigrantes, ahora son más de dos millones de euros. Esta es, sin duda, la mejor manera de integrar a los extranjeros en nuestra sociedad, y no con formulismos cuasi jurídicos  llenos de demagogia y oportunismo. 

Pero no  sólo los Gobiernos tienen responsabilidad en esta materia, todos y cada unos de nosotros debemos construir espacios de entendimiento y de conexión, en los colegios, en las asociaciones, en los lugares de ocio o de prácticas de deporte. Así que, no os permitais entrar en ese discurso tan casposo, y no no seais de los que son incapaces de ver que en la variedad está el gusto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Juan Rey -

Señoras y señores (niños, niñas, adolescentes, obreros del metal, militares sin graduación, etc, y etza).

Has puesto el dedo en la llaga Almudena. Del hambre en el mundo, como de casi todo en esta vida, no tiene la culpa sólo una persona, país o genéricamente, lo que se ha venido en llamar "occidente". El problema, como no podía ser de otra manera, es complejo. Los paises del tercer mundo llevan décadas siendo "independientes", con sus propios gobiernos, sin que hayan conseguido en todo este tiempo levantar el vuelo, o llegar a una existencia que pueda calificarse como medianamente digna. Evidentemente la corrupción existente en las clases dominantes de estos países es factor fundamental que explica su subdesarrollo. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de dichos dirigentes, fundamentalmente en África se han educado en Europa o Estados Unidos, es decir, formación no les falta, pese a lo cual lo único que han logrado es enriquecerse personalmente creando una camarilla de multimillonarios que llegado el caso (golpe de estado) abandonan el país y viven exilios dorados en la costa azul. Afortunadamente ésto está empezando a cambiar, tímidamente, y se empieza a juzgar a alguno de estos monstruitos que tienen a sus espaldas decenas de miles de muertos. Quizá con el tiempo se consiga que el dictador de turno asuma que, perdido el poder, no habrá exilio dorado sino tribunal penal internacional, y algo cambie.

Saludos cordiales

ALMU -

Ja,ja... El los/las es un engorro, pero en ocasiones puede cambiar el sentido. Ya ves a Mariano con sus millones de personas trabajadoras y sus millones de mujeres. ¿Es que las mujeres no somos personas? Es preferible utilizar genéricos, cuando se pueda claro.
Yo etoy a favor de solucionar el problemas de las desigualdades in situ, pero una pregunta, ¿de verdad occidente es culpable de todo lo que ocurre en los países del tercer mundo o en vías de desarrollo? No tendrán ellos algo que ver?? Y no me refeiro a los que arriesgan su vida para venir aquí, si no a sus Gobiernos y a sus élites...A cada cual su responsabilidad

Guti -

En mi caso (aunque creo que me estás vacilando :-) ), con lo del sexismo pretendía hacer una parodia. Sería imposible, y en cualquier caso horroroso, escribir como lo he hecho yo. No habría quien lo leyera. (Por eso el lenguaje desarrolló, sexismos aparte, mecanismos para no tener que andar abusando así del género gramatical).

Digo que estoy de acuerdo con las dos porque las dos sois partidarias de arreglar el problema en su origen.

Y es que a nadie le apetece irse de su casa a menos que no le dejen otra opción...

ALMU -

un error tipográfico, quería decir que deja resquicios a la humanidad, evidentemente.

ALMU -

Ups!!! Muy bueno Guti. Ya sabes, en casa el herrero, cuchillo de palo.
Filo, ¿de verdad piensas que firmar una declaración de intenciones es terminar con la inmigración ilegal? ¿y si no cumplen, quién los expulsa?
Respecto a la política de inmigración seguida por el PSOE, cabe hacer muchos matices, en tanto que el fenómeno de la inmigración ha cambiado sustancialmente. El Gobierno actual ha aumentado la ayuda al desarrollo, porque el desarrollo de sus economías hará que no se vean en la obligación de dejar sus países, y además se han firmado varios tratados bilaterales, sobre todo con países subsaharianos para ordenar la inmigración en origen, que es donde lo hay que hacer.
No olvidemos que la ley de extranjería actual es del PP, y que tiene pendientes varias cuestiones y recursos de inconstitucionalidad. Ha sido el PSOE quien aprobó el Reglamento de Extranjería, después de que el del PP fuera declarado nulo por los tribunales. Es un reglamento estricto, pero no deja resquicios a la humanidad, que es de los que se trata.

Guti -

Estoy de acuerdo con Almudena y con Filo. Puestos a arreglar problemas de inmigración aquí, una cosa (ya, ni la peor ni las más urgente, pero de las más evidentes y fáciles de arreglar) que habría que solucionar YA son las colas que hay para hacer cualquier trámite relacionado con inmigración. Hace pocos días vi un documental en Cuatro y es absolutamente indignante, una vergüenza. De eso no dice nada el Rajoy ese que resuelve problemas reales (deben de ser reales sólo para él y las "personas decentes, normales" y demás).

Pero te tengo que dar un tirón de orejas, Almu, porque no me estás guardando bien la concordancia. Has sido tremendamente sexista por omisión. Voy a poner algunos ejemplos:

"Parece ser que si ganan los Y LAS populares [...] pero dedicada solamente para los Y LAS extranjeros Y EXTRANJERAS...para los Y LAS ciudadanos Y CIUDADANAS no comunitarios NI COMUNITARIAS y a ser posible procedentes de países donde no existe el sobrepeso y donde los Y LAS ciudadanos Y CIUDADANAS no hacen turismo.[...]Por eso algunos Y ALGUNAS responsables políticos Y POLÍTICAS osan tratar este tema[...]Los Y LAS españoles Y ESPAÑOLAS, como bien sabemos en carne propia los Y LAS asturianos Y ASTURIANAS, sufrimos el éxodo[...]para integrarse en los países que los Y LAS acogieron tiene que servirnos [...]nuestro comportamiento con aquellos Y AQUELLAS que vienen a trabajar[...]fomentan el rechazo de los Y LAS que vienen y siembran actitudes [...]aprendizaje mutuo entre los Y LAS que vienen y los Y LAS que aquí estamos, tienen que ser las pautas [...] para unos Y UNAS y otros Y OTRAS. [...] y es la que la mayoría de ciudadanos Y CIUDADANAS extranjeros Y EXTRANJERAS cumplen todos los días [...] cuando escolarizan a sus hijos E HIJAS y cuando van al médico O MÉDICA [...]la mejor manera de integrar a los extranjeros Y LAS EXTRANJERAS en nuestra sociedad[...] todos y cada uno Y UNA de nosotros Y NOSOTRAS debemos construir espacios [...]"

A ver si ponemos un poco de cuidado, que pueden resultar ofensivas esas omisiones tan típicamente machistas.

Filo -

Todo eso está muy bien, mi admirada Almudena, pero las leyes de extranjería del PSOE no fueron nunca un paradigma de tolerancia. Y sabe vuesa merced que sé de lo que hablo.
Lo de Mariano me parece una aberración más buscando votos en su parroquia, sin duda, pero o se afronta el problema de raíz, o sea, solucionando los problemas en origen, o tendremos tensiones sociales y mareas de ilegales en toda Europa. Y eso, supongo que Vuesa Merced lo sabe también.
La integración es el objetivo pero los medios y los métodos no están tan claros.
Un saludo cordial y espero no levantar tempestades de nuevo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres