Blogia
¿Y POR QUÉ NO?

RACISMO Y REPERCUSIÓN MEDIÁTICA

RACISMO Y REPERCUSIÓN MEDIÁTICA

Me defino en este blog como un poco cabezona, así que vais a perdonarme si repito temas, pero ¿no se repiten las cosas a nuestro alrededor?

 

Quiero volver a incidir en el tratamiento que los medios de comunicación hacen del fenómeno de la inmigración.

 

Esta semana hemos visto la agresión que una chica ecuatoriana sufrió en un vagón de los Ferrocarriles de la Generalitat en Barcelona. En primer lugar quiero dejar claro mi repulsa a este comportamiento, por lo demás, no muy excepcional para ser noticia.

 

Yo viví una situación similar en Cercanías RENFE de Barcelona. Me dirigía a Mollet del Vallés, tenía un chico sentado enfrente leyendo una revista, español (o catalán, según se mire) un poco pijo en su apariencia. De repente, cuando llegamos a la Estación de Torre i Baró se bajan dos individuos, uno de ello se cuelga de la barra de sujeción como si fuera un mono (bueno, los monos tienen un aspecto más humano), se balancea y le da una patada a este chico en la cabeza, acto seguido, tengo un hombre con la cara ensangrentada e inconsciente a mis pies. Mientras los dos chicos se habían bajado y el tren ya estaba hacia la otra estación.

 

Hace poco más de un mes me suena el teléfono y es una amiga española (o asturiana, según se mire) que la había agredido, con patadas y tirándola al suelo, un hombre cuando iba abrir el portal de su casa. Sin ningún motivo, porque tocaba.

 

Todas ellas, la de la chica de Barcelona y las otras dos, son conductas con unas pautas similares. Hay personas en nuestra sociedad que no respetan los derechos ajenos, violentas y que hacen daño porque sí. No sé si porque tienen alguna enfermedad mental, porque pertenecen a un entorno familiar y social desestructurado y marginal, o porque son hinchas de un equipo de fútbol, o por qué les gusta la sandía, ¡qué sé yo! El hecho es que hay individuos que practican la violencia sin motivo, y no sé yo porque todavía nos empeñamos en buscar justificaciones o causas, o los por qué de la violencia, en vez de condenarla toda, por defecto y sin etiquetas.

 

La Ministra de Exteriores ecuatoriana ha venido a mostrar su apoyo a la chica agredida, asociaciones de inmigrantes han mostrado su  rechazo, partidos políticos, sindicatos, y hasta la Santa Madre Iglesia si me apuráis. Pero el racismo son más cosa, y no hay que circunscribirlo a un hecho concreto.

 

Racismo es, también, el tratamiento diferenciado que hacen los medios de comunicación de las noticias cuando una persona inmigrante está involucrada. Los robos, las peleas, las puñaladas, los alijos de droga, ocupan una columnita o dos páginas dependiendo de si lo realiza un español o un colombiano.

 

Racismo es cuando se prejuzga a la gente, cuando no sacamos dinero de un cajero si un negro está esperando fuera, cuando no servimos un zumo de melocotón a un marroquí, cuando nos reímos de la china que vende flores, regateándole hasta el final sin ninguna vergüenza, cuando nos cambiamos de asiento en el autobús, cuando no entramos en un bar de mayoría inmigrante,  cuando no besas o no das la mano a una persona de raza diferente, cuando consideramos que nuestra cultura es la medida de todas las cosas …. No terminaríamos nunca, ¿verdad?

 

Los medios de comunicación deberían, de una vez por todas, dejar de utilizar de una manera tan interesada la situación de las personas que vienen a nuestro país para conseguir una vida mejor.  No tienen que ser noticia sólo porque delincan o porque sean víctimas. ¿Dónde están las noticias positivas?, sus actividades, sus asociaciones, sus demandas, sus opiniones,…. Por eso quiero recomendaros a todos un periódico que se publica en Asturias, gratuito y quincenalmente, “Conotroacento”, para acercarnos a estas personas de igual a igual y ver su cara humana, sacándola de la página de sucesos a la que están condenados por el resto de la prensa española. También los sábados por la mañana en la radio de la TPA tienen un programa, y la página web es www.conotroacento.com. 

 

Sólo querría saber, ¿dónde estará toda esta marabunta de medios de comunicación cuando esta chica no sea contratada por ser ecuatoriana?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Domingo -

Guti, los accidentes son en muchas ocasiones culpa de horarios de trabajo interminables y de empresas que no cumplen con sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, etc., o que simplemente explotan de sol a sol a sus empleados. Pero no es el caso del accidente al que te refieres, así que no siempre se puede juzgar sucesos aparentemente similares de la misma manera. Yendo al meollo de la cuestión, la clave de la sobredosis de seguimiento mediático de este suceso tan desgraciadamente habitual es que allí había una cámara. No se trata de la nacionalidad o raza, o condición sexual de la agredida. La agresión se puede ver en la tele, repetir a cámara lenta, retransmitir, eso la hace "mediática". El mismo día en el que tuvo lugar el valeroso ataque del pequeño nazi esi, un taxista fue asesinado por un brasileño. La gravedad del asunto es mucho mayor por el resultado de la agresión, pero la repercusión mediática fue mínima, a pesar de que los taxistas montaron un sin Dios bloqueando el tráfico en Madrid como protesta. Si hubiera habido una cámara, habrías tenido asesinato hasta hastiarte.

eduardo -

Creo que, además del tema concreto -agresión a la menor ecuatoriana-, deberíamos fijarnos en los colaterales, como la actitud que, según los medios, le recriminan sus vecinos al ciudadanos argentino que estaba cerca del hecho, en el vagón del metro. Mi pregunta es, ¿cuántos españoles hubiesen intervenido, individualmente, en una ocasión como esa?. Mi respuesta es contundente: alguno que otro, seguramente, y del mismo tamaño que el agresor. Hay muchísimas personas que ante un hecho de esta naturaleza les atenaza el miedo, pero no lo reconocen. Puede que este agresor tuviese un arma y pudiese utilizarla, etc., etc., etc.. Es hipócrita querer, desde la distancia, tratar de denunciar su no actuación, cuando la mayoría hubiese hecho lo mismo. Puede que en un grupo de tres o cuatro se hubiesen enfrentado al agresor....de esto los medios no dicen ni mu, como tantas otras cosas.

Guti -

Yo aún diría más.

Resulta que lo que ha hecho este tipejo, este insecto, este mierdecilla... no es para tanto.

Así, como suena. Me alegro infinitamente de que haya habido cámaras, de que no haya quedado impune, de que vaya a pagar por lo que ha hecho. Este sujeto me da asco y lástima (lástima, de verdad, porque estoy seguro de que se ha llevado sus bofetadas y por eso ahora quiere darlas) a partes iguales. Debe pagar por abusar del más débil, atemorizar, hacer daño. Lo ha hecho. Pero la respuesta de los medios de comunicación no ha sido, ni de lejos, proporcional. Les ha dado por ese tema, y lo marean (o más bien nos marean a nosotros). Este tío es un abusica clásico (aparte de un cobarde), y dudo que la cuestión sea el racismo.

Hace pocos días murió en la fábrica de Tudela Veguín un obrero de 23 años, y otro resultó herido. No hubo ninguna noticia al respecto (me enteré por periódicos regionales). No sé si debían llevar arneses y no los llevaban, no sé si debían morir allí o no. Pero cebémonos con un mindundi de barrio, que vende mucho más.

Está bien que se hable de ello y que quizás alguno de estos chulillos se contenga un poco más, pero llegados a este extremo... creo que la cosa empieza a ser esperpéntica. De las empresas que explotan a los inmigrantes hablemos sólo en documentales a las dos de la mañana...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres