Blogia
¿Y POR QUÉ NO?

I´M READING

I´M READING

Voy a conseguir ser disciplinada y compartir con vosotros los libros que leo de manera constante. Sea lo que sea que lea, me guste o no, sea confesable o no, lo reseñaré en el blog. De esta manera espero incitaros, y no desanimaros mucho, a la lectura.

Intento que mis lecturas sean variadas, pero lo que les pido en primer término es que me entretengan y me hagan disfrutar con ellas. Voy a rachas, unas leo más y otras menos. La culpa no es del tiempo (el no leer por falta de tiempo es una excusa), sino que una no se encuentra siempre con la misma predisposición. Me gustaría también que los poquitos que comentáis en mi blog, hicierais un poquito lo mismo, a ver si me orientáis por el infinito de los libros. Así que vamos allá…..


El último que he leído es La Elegancia del Erizo de Barbary Muriel. Premio de los Libreros 2007 y best seller para nuestros vecinos. No quiero caer en topicazos de crítica literaria al comentarlo así que os diré con pocas palabras mis impresiones. La autora es francesa, profesora de filosofía. El texto es genial. Habla de todo, del arte, la sociedad actual, la belleza, las ganas de vivir, los miedos, el que dirán, la vida y la muerte. Es un libro rápido aunque esté lleno de contenido filosófico, y sobre todo es un libro agradable, divertido y muy, pero que muy emotivo. Ya veis, no puedo evitar totalmente el lenguaje de crítico pedante. En definitiva, a mí me encantó, me enganchó y me dio pena que se acabara.

Ahora estoy con una novela histórica sobre Sofonisba Anguissola, ya os contaré.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

David R. -

Hola, Almudena!
Hay un "meme" para tí en mi blog esperando a que lo cumplas (y por qué no hacerlo...:-), y, claro, lo reenvíes a otros 4 bloggers.
Saludos!

Domingo -

La de leer es una pésima costumbre:

-Acentúa la miopía
-Desata la alergia al polvo.
-Si el libro es interesante produce insomnio.
-Los libros son un vehículo potentísimo de transmisión de enfermedades. Sí, sí, pensad en esas personas que se lamen los dedos antes de pasar página (“El nombre de la rosa”).
-Ocasiona lesiones en las cervicales. Nadie lee correctamente sentado frente a un atril, todo hijo de vecino se retuerce en un sofá o en la cama, con la almohada doblada en dos bajo el cabezón. Un desastre. Lectores, tendréis una vejez horrible.
-Produce estrés. “Tengo que terminar el libro de una puta vez, llevo dos meses con él”.
-Es caro. A todos nos gustan los libros nuevecitos y bien encuadernados. La ruina.
-Es un ejercicio muy poco social. Se hace en solitario y no se puede compartir con los amigos, que los sábados por la noche están para otras conversaciones.
- Quita tiempo para actividades más nobles como ver partidos de fútbol, darse a la bebida o jugar a la Play.
-Los libros te comen el coco, da igual la bobada sobre la que traten. Si te tragas las obras completas de Marx, te haces marxista sin remisión. Si te atracas de Adam Smith, neoliberal. Y si devoras a Antonio Gala, cursi.

La lista de inconvenientes es interminable. Francamente, no sé qué le veis a la lectura.

Abrazos y besos pa tós.

almu -

Por supuesto que no tener tiempo no es una ecxcusa validad para no leer. es cuestion de prioridades: television, tocar el piano... hay monton de cosas. Ahora estoy un pelin lejos... Dejarme decirlo, en Tokio, ya pos contare. Pero os debo lacritica a Sofonismba y ahora estoy con el best seller.. Los hombres que no amaban a las mujeres, este pinta bien

Luis -

Yo leo solo en vacaciones. Puedo hacerlo porque en vacaciones juego a ser burgués, que son los que tienen tiempo. Quien piensa que "no tener tiempo" no es una excusa válida para no leer... en fin, no sigo porque me da miedo la conclusión. Un abrazo Almu

Sergio -

J***r con el sentido del humor del Adolfito :-S

Juan -

Sigo con las memorias de Speer, y no me resisto a transcribir una de las cosas que cuenta, son respecto a que Hitler también tenía cierto sentido del humor. He aquí la broma que le gastó en el año 1.937 al Jefe de Prensa extranjera del partido Nazi, que había caído en desgracia por haber hecho comentarios críticos con respecto al comportamiento del ejército alemán en la Guerra Civil Española:

Le ordenó que tomara un avión y que una vez en el aire abriera la carta lacrada que le habían entregado. Efectivamente así lo hizo y comprueba que en la carta se le confirma que va a ser tirado en paracaídas en España, en la zona republicana, a fin de que actúe como agente del Reich y espíe en favor de Franco, teniendo como misión fundamental identificar al funcionario alemán que ha criticado el comportamiento de las tropas alemanas en España. El pobre señor intentó convencer a los pilotos (que estaban en el ajo y llevaban un buen rato volando en círculos a gran altura) de que dieran la vuelta, les ofreció dinero, lloró, suplicó, etc etc.

Finalmente aterrizaron en un aeródromo alejado y el caballero lloró de alegría al comprobar que seguía en Alemania. La broma le costó a Hitler que el pobre hombre, en evitación de males mayores, se fugara a Suiza con una importante suma de dinero que le permitió librarse de lo que le hubiera esperado en Alemania.

No hay mal que por bien no venga.

Saludos cordiales.

Sergio -

Interesante personaje, Speer, sí señor.

Juan -


Muy buenas. Yo terminé ayer "El fulgor y la sangre" de Ignacio Aldecoa. 5 familias de guardias civiles en la castilla de la posguerra viviendo en una casa cuartel. Historia de cada una de ellas, fundamentalmente de las esposas. Muy interesante.

He de confesar que lo terminé devorando no porque me parezca una obra maestra sino para comenzar los diarios Albert Speer (arquitecto de Hitler, obrador del milagro en la prudicción militar alemana, condenado a 20 años en Nuremberg), que tuve la suerte y la paciencia de localizar en un puesto de gitano en el rastro de Oviedo al módico precio de 1 euro y medio. Teniendo en cuenta que es una primera edición en español, doy por muy bien empleada la mañana de ayer. Ni que decir tiene que lo estoy disfrutando como un enano.

Saludos cordiales.

Sergio -

Yo estoy releyendo, de la biblioteca Pérez de Ayala, "Pretérito Imperfecto", el primer tomo de las memorias del psiquiatra Carlos Castilla del Pino. Quizás son un poco prolijas en detalles, pero la primera vez que lo leí me encantó. Siempre me han entusiasmado las biografías de la gente que ha llegado a niveles de excelencia en lo científico y/o lo profesional, y, sobre todo, me gusta enterarme de cómo comenzaron. En el caso del Doctor Castilla hubo una persona que le introdujo en las maravillas de la ciencia, pero no os lo cuento para animaros a leer vosotr@s mismos el libro.

Hay un segundo tomo , "Casa del Olivo", pero aún no lo he leído, además, cuando los protagonistas alcanzan la edad que tenga yo en ese momento, me interesan menos sus experiencias, supongo que de las que tuvieron cuando eran menores que yo o de mi edad es de las que me gusta tratar de aprender.

Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres