Blogia
¿Y POR QUÉ NO?

DESCARO

DESCARO

Allá por aquella época, en que el Señor Mortera vio la luz y descubrió a sus verdaderos compañeros de viaje, que ya pienso yo que lo podía haber  hecho antes, el insigne, invicto y heroico alcalde de Oviedo, Gabino el Grande, creó la necesaria, innovadora y social figura del Defensor del Ciudadano.

 

Los y las ovetenses tenían derecho a que se les escuchara, a que sus quejas fueran tratadas con objetividad (¿objetividad?) y a que una persona de reconocida valía, honradez y coherencia pudiera ser su voz ante esos políticos, que aunque elegidos por el pueblo, no les mueven más que sus bajos e inmundos intereses personales.

 

El Señor Mortera, era esa persona y lo será por secula seculorum. Es el único, el inigualable defensor del ciudadano. Nadie, como él podía realizar esa función (esta es la única frase no irónica del texto), y por ello no se encuentra sustituto y se ha suprimido esta figura.

 

Ya no importa el derecho del ciudadano. Ya no existen ámbitos de denuncia o ya no hay necesidad de estudios objetivos sobre las políticas que deben hacerse en esta ciudad. El Defensor del Ciudadano, el héroe, ya está encuadrado en otra partida presupuestaria y desde ella sigue velando por el interés de los pagadores de impuestos. ¡Qué generosidad, digna de alabanza!

 

Qué descaro por favor!!!!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Sergio -

No entiendes nada, Almu, no entiendes nada :-)

Lo que ocurre es que no alcanzas a comprender la grandeza humana de D. Gabino... Él nunca cargaría a un pobre ser humano con una tarea como ser Defensor del Ciudadano de Oviedo.

Imagínate lo que podría ser para el pobre diablo al que le endosaran tal tarea defender a 215.000 ovetenses de una viñeta un 150% superior a la de otros municipios españoles ( a igualdad de coche, modelo y motorización, por supuesto ), de las acciones de las empresas privadas titulares de adjudicaciones por 50 años prorrogables a 75, de las consecuencias del despilfarro, que obligan a despedir a bibliotecarias expertas por chicas del plan de empleo con contrato "para las necesidades del servicio" porque cobran 300 euros menos ( una fracción del coste de algunos modelos de farola). Defender a los vecinos que en su manzana tienen, alrededor de su vivienda, por los cuatro lados, cuatro tipos de acera y cuatro tipos de farolas diferentes, del desastre "aparcatorio" de la mayoría de Oviedo-ciudad que hace que los profesionales, una vez colapsada la carga y descarga , la zona azul, y cualquier posibilidad, para bajar sus materiales de la furgoneta tengan que arriesgarse a que un raudo recaudador los denuncie y les haga perder las ganancias de una semana por cinco minutos de aparcamiento que les son imprescindibles, del abandono de tantos y tantos núcleos rurales del concejo....

¿ Cómo iba a cargar un alma sensible como Don Gabino a ningún ser humano con tanto peso ?

Otra cosa es Alberto, claro, que puede con todo... pero ese es otro tema.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres