Blogia
¿Y POR QUÉ NO?

NUESTRA JUSTICIA

NUESTRA JUSTICIA

 Ha hecho falta que Garzón se siente en el banquillo por prevaricación para que los tertulianos matutinos debatan y nos lancen reflexiones acerca de nuestra judicatura.

 

Esta mañana, mientras venía a trabajar, escuchaba la tertulia de RNE 1. No es que tenga preferencias ideológicas por una u otra emisora.  Me robaron la antena del coche y, hasta que no coloque la nueva, tengo bastante limitadas mis opciones radiofónicas.

 

Hablaban de Garzón y un contertulio, no sé quien era, soltó esta frase, textual: “Nuestros jueces son herencia del franquismo”. Ostras ¡!!!

 

Evidentemente la plana mayor de los jueces que ocupan cargos de poder, dentro del mundo judicial, tienen una edad y provienen de donde provienen.  No quiero meter en juego la teoría de clases sociales, que mucha gente considera desfasada, pero haberlas haylas.

 

Todavía estamos en una democracia joven, no lo suficientemente depurada en los núcleos de poder menos democráticos. El proceso de selección de nuestra judicatura nunca me ha gustado. Estoy de acuerdo en que los méritos personales deben ser el centro de las capacidades para acceder a la judicatura. Pero, quizás, en su esencia la estrategia de selección no sea la adecuada.

 

No existen ayudas públicas para que cualquier persona, meritoria, pueda estudiar oposiciones para la carrera judicial, ni para ninguna otra. Por lo que la capacidad económica y social familiar es vital para que alguien se pueda presentar.

 

Las pruebas son anacrónicas, y en ellas la memoria es parte fundamental, cuando sólo es un componente más de la inteligencia. Los valores democráticos y constitucionales, se memorizan y se repiten; no es necesario tenerlos como valores propios. Además debería de haber cierto reciclaje para una mayor comprensión y mejor aplicación de las nuevas normas, reflejo de el cambio y la evolución de la sociedad.

 

 

¿Y qué decir sobre la elección de los más altos tribunales de nuestro ordenamiento jurídico? La politización y la falta de dependencia del poder judicial es evidente. Los amiguismos y las enemistades son manifiestos. Y en la interpretación de la Ley se utilizan determinados filtros, muy personales y poco jurídicos.

 

Así nos salen “jueces perla” como los que tenemos. Los Serrano y compañía, por ejemplo. ¿Será que nuestro Estado de Derecho se está derechizando?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

Por cierto.... No te olvides de denunciar la sustracción de la antena del coche jajajajajj ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sergio -

Yo mantengo con las amigas la ironía de que yo no voy a poder sacar unas oposiciones porque en todas aquellas a las que voy a concurrir me piden que me sepa la Constitución e ironizo siempre que cuando empiezo a leer lo de que España es un estado social y democrático de Derecho voy escojonándome, con perdón, cada vez más con cada sucesivo adjetivo y no logro pasar de ahí en la lectura ;-) jajajaja....

Ironías a parte y ahora muy en serio. En el sistema del Estado del que nos hemos dotado hay una anomalía evidente e importantísima.... Hay tres poderes, y dos de ellos, con las muuuuuuuuuchas imperfecciones del más democrático de los sistemas que imaginar se pueda ( y el español actual me parece de los "menos malos" que ha habido y pueda haber, de hecho lo digo aplicándolo a cualquier país de europa occidental, que beben todos más o menos de la misma tradición y son bastante análogos dentro de sus inevitables particularidades), el Legislativo y el Ejecutivo se eligen de modo en menor o mayor medida indirecto pero con un fondo esencialmente basado en el sufragio universal, mientras que el Judicial, una pata esencialísima, y que de hecho "fiscaliza" en cierto sentido no sólo a los ciudadanos y a las personas jurídicas, sino a los otros dos también, no se elige en absoluto de tal forma. Quiero decir. Yo a mis diputados y senadores los voto. A los diputados por mi provincia directamente, a parte de los senadores también, y a los senadores de designación autonómica los eligen los diputados regionales que voto en las autonómicas. Al Gobierno lo elige el Parlamento que yo voto. Sin embargo, ni directa ni indirectamente yo tengo arte ni parte en qué ciudadanos se incorporan a la carrera judicial. Yo no voto quién se convierte en juez, ni tengo posibilidad alguna de intervenir en tal cuestión, no puedo pronunciarme sobre si un candidato a Juez me parece adecuado o, por el contrario, impresentable. No se me consulta en modo alguno quién se convierte en Magistrado. Sólo muuuuuuuuuuuuuuuuuuy indirectamente, entre ellos, mis representantes democráticamente votados tienen alguna intervención en quién se inconrpora al CGPJ y a un número muy limitado de muy altos Tribunales. Y eso por mayoría cualificada que se ha convertido durante toda la actual democracia en un juego de componendas que nada tiene que ver con el razonable y necesario consenso en cuanto a adecuación y aptitud y actitud. El acceso a la carrera judicial tiene un sesgo social tan obvio que no creo que haga falta ningún estudio para determinarlo. El mismo sentido común sobra para saber que las posibilidades de que el hijo de un fontanero termine de juez no son inexistentes, pero sí muy bajas, y que los jueces hijos de soldadores no van a constituir precisamente un porcentaje de dos dígitos entre todos. Sin embargo un vistazo a los apellidos de un puñado de jueces y magistrados elegidos al azar curiosamente siempre coincide no poco con miembros de familias de juristas, y si no, de profesionales liberales de perfil medio-alto o alto.... Y muy raramente eso suele ser neutro también en lo que toca a la sensibilidad política y social de los miembros del tercer poder. Un grano no hace granero, pero cuando un juez sentencia que un albañil al que le dijeron que trabajase sin medidas de seguridad y terminó gravísimamente lesionado tiene buena parte de la culpa porque podía y debía haberse negado a trabajar si no se cumplían las normas de seguridad, a mí, no sé por qué se me pasa por la cabeza que igual ese señor Juez nunca trabajó de peón, ni su papá, ni su mamá, ni se le pasa por la cabeza algo que TODOS SABEMOS QUE NO OCURRE EN ESPAÑA JAMÁS... cosas como.... sí, sí, es tu derecho que se cumpla la LPRL, es tu derecho negarte a trabajar sin arnés, es tu derecho trabajar las horas que marca el convenio y no más y sin cobrar.... es tú derecho, con perdón, estar mañana en la puta calle con la primera disculpa que cuele que tranqui que hay cuatro millones de paraos y ya me sobrarán candidatos a jugarse la cabeza por un curro en cuanto te dé una patada en el trasero , monín...

También es cierto que en otros países no menos democráticos que los europeos se vota a los jueces, a los fiscales, a los jefes de policía, y hasta a los jefes de los forenses y las consecuencias prácticas no son que haya mucha más amplitud en el espectro ideológico y de miras de éstos... Pero bueno, yo más que nada dudo en "voz" (letra) alta.... Tengo más preguntas que respuestas. Desde que en 1992 el ejército argelino impidió con la amenaza de la fuerza que se celebrara la segunda ronda de las municipales argelinas en que iba a arrasar el FIS las dudas que siempre tuve se materializaron y aún no he salido de mi "autolío". Si un país entero votase democráticamente, por ejemplo, que las mujeres dejaríais de tener derechos ciudadanos, y aun con el voto abrumador en tal sentido de las propias tías. ¿ Es eso democrático ? Y si no lo es. ¿ Por qué ? ¿ Quién dice qué lo es y qué no ? ¿ La Declaracion Universal de Derechos Humanos ? En principio parece razonable, pero es obra humana. No tengo motivos para pensar que los que la escribieron sean más poseedores de Verdades Absolutas que las mujeres educadas en una provincia de Pakistán por los talibán. Otros dicen que el relativismo moral y la opinión de la mayoría son cosas terribles y aberrantes, léase el papa de Roma, pero Monseñor Ratzinger nunca me ha mostrado prueba alguna de que Dios le hable y le revele la Verdad Moral Absoluta ( si acaso Don Camilo, aunque a mí me es más simpático Peppone, quizás porque los comunistas de la llanura Padana me caen especialmente bien). Y el Obispo de Roma y el Secretario General de la ONU disienten con frecuencia sobre cosas esencialísimas.... En todo caso, como te digo. Que pueda votar a mis diputados y que sean jueces quienes puedan dedicar diez años a licenciarse en Derecho y sacar una dura oposición sin tener que preocuparse del sustento a mí me rechina por muchos laos... Cosa rara, la vida, compleja, interesante..... Plana nunca. Salvo el encefalograma de algunos, pero ellos que se aburren ;) Besos.

Anónimo -

Derechizando e izquierdizando. La justicia es un mito desde el momento en que se ejerce por personas cuyo poder interesa a tanta gente, personas con debilidades, con ideologías con preferencias.
El fifty fifty no existe, es una realidad inventada. Lo sangrante es q la justicia es una u otra en funcion de de cuanto tienes o cuanto tendrás cuando papaito te lo deje en herencia y que me darás a mí claro está.
Q el Sr Garzón se siente en el banquillo de los acusados será legal o ilegal en funcón de que los medios para conseguir las pruebas sean o no legales no en funcion de que el tema q se investiga sea mas menos sangrante , mas o menos de derechas o mas o menos de izquierdas. Quiero pensar que Garzón investiga delitos incependientemente de quien los cometa. Utopía claro está.
No obstante estoy de acuerdo en que las pruebas de acceso a judicatura son obsoletas y totalmente absurdas como las de tantas y tantas oposiciones solo q aprobando estas se tiene el destino de mucha gente en las manos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres